Actualidad

Trump lleva recaudados $200 millones para encontrar un fraude que no existe

Así lo anunciaron el pasado 3 de diciembre los voceros de la campaña del presidente Trump y el comité nacional del Partido Republicano. Gracias a sus esfuerzos, lograron recaudar más de 200 millones de dólares para luchar contra el supuesto fraude de las últimas elecciones presidenciales. Pareciera ser que el equipo de conseguir fraudes no es tan efectivo como el de conseguir fondos.

Aunque Trump y su equipo han apuntado en todas direcciones para justificar sus reclamos, el fraude sigue sin aparecer. Su estrategia se basó en abordar un amplio espectro de supuestas irregularidades que van desde la personificación de votos y urnas preñadas, hasta muertos votantes. Esta estrategia sólo demuestra la desesperación del actual presidente ya que hasta el momento, estas supuestas pruebas presentadas, no han convencido a ninguna corte. En esta línea, queda muy en clara la poca seriedad de las acusaciones ya que existe el caso de que alegaron fraude en un condado que ni siquiera existe (Edison, Michigan).

Uno de los disparos acusatorios se dio contra las empresas de tecnología electoral que brindaron apoyo en distintos condados y/o estados, teoría que se volvió viral de por sí, pero que fue rápidamente desmentida y desacreditada al presentar defensores dentro del propio equipo de Donald Trump. Así fue el caso de Chris Krebs, el republicano designado por Trump como jefe del CISA del Departamento de Seguridad Nacional, quien calificó las acusaciones como “ridículas”, “peligrosas” y “sin sentido”. Además, aclaró que “los resultados de los recuentos son consistentes con el recuento inicial, y para mí eso es una prueba más, es la confirmación de que los sistemas utilizados en las elecciones de 2020 funcionaron como se esperaba”.  Otra de las personas que defenestró estas acusaciones fue Bill Barr, Fiscal General también nombrado por Trump y uno de sus principales aliados, quien aseguró que tampoco encontró fraude cuando investigó.

Dentro de las acusaciones disparatadas de los abogados de Trump que apuntó contra las compañías de tecnología electoral, fue la de que muchos votos que en un incio eran para Trump, fueron enviados desde EE. UU. a Alemania y Barcelona, para luego regresar como votos pero esta vez para Biden. Así mismo, Rudy Giuliani fue un poco más allá y aseveró que los dueños de Dominion Voting Systems se reunieron hace dos años con Hugo Chávez, quien lleva fallecido desde el 2013. Alguien debería avisarle al abogado de Trump para que deje de hacer el ridículo.

Es probable que Trump tenga otras motivaciones más profundas que lo lleven a transitar este camino que pareciera estar destinado a un fracaso rotundo. ¿Será que el anuncio sobre los 2000 millones de dólares tenga algo que ver?

Es sabido que Donald Trump ha mostrado, durante su extensa carrera, un particular interés hacia el dinero. No sólo es conocido por haber heredado una fortuna importante y de construirse una reputación como magnate del negocio inmobiliario, sino que también por conducir un famoso programa televisivo cuyo sentido giraba en torno al dinero, ‘The Apprentice’. La explicación de que Trump continúe intentando invalidar las elecciones del 3 de noviembre sin ninguna prueba, puede ser que simplemente esté sujeta al dinero.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *